Menú principal

You are here: Home / Quiosco. Noticias de teatro / Muere a los 61 años el director de escena Salva Bolta

Kiosk

Extracto de la noticia publicada en CDAEM , el 2.8.2022.
Muere a los 61 años el director de escena Salva Bolta

Muere a los 61 años el director de escena Salva Bolta

El creador valenciano dinamizó la escena contemporánea desde proyectos como Draft.in, Judas Tadeo o Tercera Setmana

Salva Bolta había comenzado su trayectoria como actor, tras egresar en la Escuela de Arte Dramático de su ciudad en 1982. Desde mediados de los ochenta participa como actor en proyectos como Fiesta Aristófanes (1985), Safari total (1986), o Las arrecogías del beaterio de Santa María Egipciaca (1996).

Ayudante de dirección para José Luis Sáiz, en Antoni i Cleopatra (1983), pronto empieza a probar la dirección de escena: El brujo, codirigida con Manuel Puchades en 1992, El perro del hortelano en 1998 y La balada de las bestias en 1999, al tiempo que sigue trabajando como eficaz ayudante de dirección con Mariano Barroso, en El hombre elefante (1999) Robert Wilson en Russian Madness (2001), Bigas Luna en Comedias bárbaras (2003). El brujo fue también su primer trabajo como escenógrafo, actividad que asumirá en varios proyectos durante los noventa: Cajas (1999), Fuera de juego (2000) o La llei de la selva (2001)

En la década de los 2000 entra a formar parte del equipo de Gerardo Vera en el Centro Dramático Nacional, como coordinador artístico, al lado de jóvenes que como él han marcado la escena actual, como Ángel Murcia, José Manuel Mora o Alfredo Sanzol. En esta etapa, Bolta dirige producciones del Centro Dramático Nacional como Amores iguales, junto a Vera y Alfredo Sanzol (2006); la lectura de Ahola no es de leil en 2006; su propia versión de Delirio a dúo, de Ionesco, en 2008; La rosa de papel, de Valle-Inclán, para el espectáculo Avaricia, lujuria y muerte, que firma junto a Ana Zamora y Alfredo Sanzol, en 2009; dos interesantes lecturas de piezas radiofónicas de Tom Stoppard; Munchausen, de Lucía Vilanova, en 2010; y Oficio de tinieblas, de José Ricardo Morales en 2011. En esos años, ha dirigido también fuera del CDN: Amortal, de Ana Martín Puigpelat (2010); Los días felices, de Beckett (2011).

En 2012 deja el Centro Dramático Nacional para dirigir el Festival Escena Contemporánea y colaborar en un dinámico proyecto de dramaturgia contemporánea, DRAFT.IN, donde dirige Yo soy el viento (2014). En 2015 se involucra en otro proyecto creativo, Judas Tadeo, y colabora con Alberto Conejero con la puesta en escena de La mujer del monstruo.

En 2016 dirige la primera edición del festival Tercera setmana, que llevará a Valencia espectáculos que no han tenido cabida hasta ese momento en la cartelera de esa ciudad. Dimitirá de este cargo en 2018 y en los últimos cuatro años se dedica a dirigir varios espectáculos: Mi película italiana (2019), Noche oscura (2020) y Siempreviva (2021). Al tiempo, comienza a acercarse a un género diferente, con la dramaturgia de Sansón y Dalila y las ayudantías de dirección de Tosca y Turandot, en 2019.

Los años que no vendrán habrían abierto a Salva Bolta la puerta de puestas en escena de ópera, seguramente. También nos queda el proyecto del estreno, durante esta próxima temporada, en el Centro Dramático Nacional, de Querencia, de Paco Zarzoso. Pero se nos ha muerto “como del rayo”. Nos faltará su imaginación, su empeño y su alegría. Se echarán de menos.

En la Teatroteca del CDAEM pueden visionarse varios de sus trabajos, como Delirio a dúo, de Ionesco, Munchausen, de Lucía Vilanova, Oficio de tinieblas, de José Ricardo Morales, o La Rosa de papel, su aportación a Lujuria, avaricia y muerte, de Valle-Inclán; además de la obra Amores iguales, una antología de poesía gay y lésbica.